Qué es mejor consumir, ¿bebidas vegetales o leche?

NUTRIBLOG

Qué es mejor consumir, ¿bebidas vegetales o leche?

La semana pasada un periódico de tirada nacional, abría el debate con el titular “el auge de la leche que no es leche”, en donde se confirma que el consumo de bebidas vegetales se consolida, con un repunte de los elaborados de soja.

¿Qué es lo que está sucediendo?

El consumo de la leche de vaca se está demonizando, tal vez por el creciente número de alergias a la leche e intolerancias a la lactosa, combinadas con noticias sensacionalistas. En cambio, las bebidas vegetales tienen una imagen de ser saludables, precisamente por ser vegetales, extrapolando los beneficios de estos a la bebida vegetal. Vamos a analizar estos alimentos y sacaremos conclusiones.

Hablemos de sus composiciones ¿qué nos aporta la leche de vaca?

La leche de vaca es un alimento con una alta densidad de nutrientes, tenemos que pensar que es un alimento que va aportar todos los nutrientes necesarios para un becerro durante los primeros meses de vida. En principio una leche de calidad no debería llevar ningún aditivo, todos los nutrientes los aportaría de forma natural, y su conservación es debido al tratamiento térmico que destruye a todos los microorganismos que llegarían a alterar a la leche. Y no debemos caer en el error de que las variedades semidesnatadas y desnatadas tienen un procesado químico o similar. El desnatado de la leche se realiza mediante un centrifugado que por las diferencias de densidad de la grasa y la leche en sí se separan.

¿Y de qué están hechas las bebidas vegetales?

En principio las bebidas vegetales se utilizarían en nuestra cultura como un sustituto de la leche. El problema es que muchas veces no lo logran. Su primer ingrediente es el agua, y la cantidad de vegetal (almendra, soja, arroz…) solo está entre un 2-16%. Nos podemos suponer que esta cantidad de vegetal pocos nutrientes nos van a aportar. A parte les pueden añadir aditivos, principalmente estabilizantes y a veces azúcar.

¿Y cómo van de nutrientes?

De hecho, los nutrientes como el calcio y la vitamina D presentes en la leche de vaca tienen que ser aportados artificialmente si queremos que se asemeje a la leche de vaca. Además, excepto la bebida de soja, todas son muy bajas en proteínas, y la de soja al ser vegetal es de una menor calidad. Esto hace que a lo mejor no es la mejor opción para niños en periodo de crecimiento o ancianos, donde los requerimientos de proteínas son mayores.

Bebidas vegetales Vs Leche

¿Y es el mismo calcio y vitamina D el que se añade a las bebidas vegetales que la que aporta leche de vaca?

Hay estudios que no indican que el calcio presente de forma natural en la leche se absorbe más fácilmente, ya que el alimento en sí está hecho así por la naturaleza para mejorar la absorción. En cuanto a la vitamina D la de la leche de vaca es del tipo D3 de origen animal que es la misma que sintetiza el cuerpo en la piel. Sin embargo, muchas bebidas vegetales aportan vitamina D2 que es de origen vegetal y tiene menos efectividad. Esto se hace así para permitir
que estas bebidas vegetales sean aptas para vegetarianos.

Sin embargo, la bebida vegetal no lleva lactosa…

Es cierto, pero esto solo sería una ventaja para un intolerante a la lactosa, ya habíamos comentado alguna vez que la lactosa nos podría ayudar a la absorción del calcio y que sirve de alimento a las bifidobacterias intestinales, fundamentales para mantener la salud de nuestro digestivo.

Además, las bebidas vegetales llevan una cantidad de azúcar similar, pero en este caso de azúcar añadido, que se dispara si estas bebidas están aromatizadas (sabor chocolate, vainilla etc.). Este azúcar solo aporta calorías y muchas desventajas metabólicas.

Están las leches sin lactosa, ¿pero no conllevan procesos químicos para eliminar a la lactosa?

La leche sin lactosa se consigue con la adición de una enzima que estaría presente de forma natural en el intestino de la gente que sí es tolerante, provocando que la lactosa se rompa en sus dos unidades la galactosa y la glucosa. Es por esto por lo que esta leche tiene un sabor más dulce, la que la glucosa tiene un poder edulcorante mayor que la lactosa.

Pero con las bebidas vegetales reducimos la grasa láctea, que se relaciona con el colesterol y las enfermedades cardiovasculares ¿no es así?

Bueno, eso es lo que se pensaba hasta hace poco. Es cierto que la grasa de la leche es saturada, pero según vamos estudiando e investigando averiguamos que no todo es blanco o negro, y que hay muchos grises. Se ha comprobado que la grasa de la leche aporta ácido linolénico conjugado, que está asociado aun efecto protector del cáncer y una menor grasa en el cuerpo, a parte de otros tipos de grasa que aunque sea saturada, también reducen el riesgo
metabólico y contribuyen a un mejor perfil de lípidos en sangre y a reducir la hipertensión.

Además, en una dieta ad libitum, donde no realizamos una restricción calórica controlada pues por ejemplo para adelgazar, la leche entera puede ayudar a saciar más, y en algunos estudios se ha comprobado como el consumo de leche entera no está relacionado con la obesidad.

También tenemos que tener en cuenta que en muchas personas el término light o desnatado les da la impresión de que no engordan, y la leche, aunque sea desnatada también lleva calorías (las kcal de un vaso de leche desnatada son similares a las de una fruta, y 2 vasos a las de un filete de pollo). Pero recordad que todos estos beneficios son debidos a los lácteos enteros sin azucar, y siempre dentro de una alimentación variada y saludable.

Bebidas vegetales Vs Leche

Algunos estudios habían relacionado el consumo de leche con la posible contribución del desarrollo de algunos tipos de cáncer. ¿qué hay de cierto en eso?

La leche está diseñada por la naturaleza para favorecer el crecimiento, en este caso del becerro, y eso es debido a una sustancia denominada Factor de Crecimiento Insulínico tipo 1. Lo malo es que también podría favorecer el riesgo del crecimiento de un cáncer. También es cierto que los estrógenos que podría contener la leche de forma natural, a parte de otras hormonas, podría aumentar el riesgo de cáncer, pero la cantidad es excesivamente baja para producir ese efecto.

Sin embargo, en la leche hay otros componentes con efectos protectores contra el cáncer, como el ácido linoleico conjugado, presente en la grasa de la leche, o el propio suero. Es por eso por lo que debemos ver a la leche en su conjunto, y no por componentes individuales. En los estudios realizados sobre la relación del consumo de leche y cáncer son muy contradictorios, y esta relación directa no está clara.

Para finalizar, entonces ¿con que leche o bebida nos debemos quedar?

Depende de la persona. Si a nuestro cuerpo le sienta bien la leche y está bien adaptado a su consumo, por supuesto le leche, y mejor si es entera, salvo en circunstancias especiales. A parte de ser un alimento real, es mucho más barata. Pero es cierto que hay personas que no le sienta bien, y aunque las tome sin lactosa, o ciertas enfermedades que se podría notar una mejoría con su eliminación. De decantarnos por una bebida vegetal, elegiría aquella que esté suplementada en calcio y vitamina D, y tal vez la de soja, ya que tiene más proteínas, pero eso sí, intentando que no tengan azúcares añadidos.

Somos el único animal de la tierra que consume leche después de la lactancia. Y también somos los únicos en consumir los alimentos cocinados ¿deberíamos entonces comerlos crudos?

La introducción de la leche en el ser humano se produjo hace unos 10000 años, y supuso una ventaja evolutiva en aquellas personas que la pudieron tolerar. Además, la eche no es un alimento tan ajeno a nuestro organismo, como el trigo u otros alimentos que fueron incorporados más recientemente, ya que su consumo en la lactancia se ha producido desde el principio de los tiempos. Hoy en día, podemos decir que no todo el mundo está adaptado, pero depende de cada caso individual, y no se debe generalizar.

VOLVER AL BLOG

Sigue leyendo…