Más de 10 años de experiencia

Más de 10 años de experiencia

¿Cómo comenzó todo?

La verdad es que todo empezó algo antes. Había llegado de trabajar en Madrid, y tenía claro que quería trabajar en el campo de la nutrición, pero en esos años la nutrición en España estaba en pañales, y había muy poco material al respecto. Lógicamente en aquella época se hacían dietas de adelgazamiento, pero eran o dietas hiperproteicas, con mucha eficacia pero muy poco saludables y con un marcado efecto rebote; o dietas estándar, en las que se comían muy pocos alimentos y no se educaba en la forma de comer.

Sabiendo esto establecí un método, en el cual se amoldase una dieta no solo según la constitución y la actividad física, sino también a los horarios y los gustos del paciente. Y además con platos muy parecidos a la comida tradicional, de forma que el resto de la familia pudiera también comer al menos de los platos principales, y no hacer cocinar en casa demasiado.

¿Cuál fue el mayor obstáculo a la hora de diseñar las dietas?

Como ya ha comentado, uno de los mayores obstáculos que tenía era el poco material que existía en la época, como programas informáticos, por ejemplo, que, aunque lo tuve que amoldar a mis necesidades, me resultaría muy útil ya que era capaz de analizar los nutrientes que aporta la dieta, y así poderlos comparar con los que necesita la persona. Pero el principal era el reducir al mínimo las pesadas de alimentos a la hora de cocinar los platos, ya que esto haría que la dieta fuese muy engorrosa de llevar. La solución fue escoger un vaso de los de agua de 250ml (que normalmente todo el mundo tiene en casa) y utilizar junto a cucharas como medidores. Esto hacía mucho más fácil el realizar la dieta.

¿Qué tipo de platos se pudieron incluir?

Mi intención fue la de poner los platos más usuales que se hacen en todas las casas, pero cumpliendo unos requisitos:

  1. Que fueran saludables
  2. Que cumplieran unos niveles calóricos y nutricionales.
  3. Y que fueran muy sencillos de hacer.

De esta forma así se podía diseñar una dieta que cumpliese 2 objetivos:

  1. Bajar el peso o controlar patologías, como colesterol o diabetes.
  2. Aprender a cuidarse para conservar los parámetros de peso y de salud.

 

¿Con qué tecnología se contaba entonces para comprobar la composición corporal?

Ya antes de abrir la consulta en Sarón, se probó tanto el funcionamiento de la dieta como el de una máquina muy básica de análisis corporal en un pequeño despacho que tenía en Villacarriedo. Estas máquinas son analizadores corporales por impedancia en monofrecuencia, obteniendo los datos de peso, masa grasa y masa libre de grasa, y que simplemente me servían para hacerme una idea de lo que ocurría en el cuerpo durante el tratamiento.

En la actualidad contamos también con analizadores corporales de impedancia, pero con la tecnología de alta gama más avanzada al respecto. Nuestros analizadores corporales son de multifrecuencia, lo que nos permite obtener más datos, como la masa muscular, edemas o retención de líquidos, y lógicamente los niveles grasa corporal, incluyendo la grasa visceral, que es la grasa que rodea a las vísceras internas del cuerpo, y que está relacionado con la aparición de enfermedades cardiovascuales. Realmente una herramienta muy útil.

¿Cuándo se abrió la consulta en Sarón?

En Julio de 2004 se abrieron las puertas. A partir de ahí enseguida empezamos a crecer.

 

¿Cómo creasteis un equipo de profesionales?

Nos ha llevado mucho tiempo el formar un buen equipo de profesionales que diesen la talla y en este momento creo que lo tenemos. En la actualidad contamos con cinco nutricionistas, con título universitario de nutrición humana y dietética. Un título universitario que prepara específicamente al profesional en este campo. Tenemos que tener en cuenta que hay dietistas con un título de formación profesional, pero estos solo pueden actuar bajo la supervisión de un facultativo.

Con ellos se está insistiendo mucho en la formación y actualización de conocimientos, porque en una profesión como la nuestra es muy importante estar al día.

 

¿Cómo comenzasteis a trabajar en nutrición deportiva?

La especialidad de nutrición deportiva es relativamente reciente. Cuando yo estudiaba, se decía que los requerimientos nutricionales de un deportista eran muy similares a los de la población normal exceptuando algunas vitaminas. Pero según se ha ido investigado, esto ha cambiado mucho. Fue en un curso precongreso en donde se empezó a hablar del tema, y me pareció muy interesante. A partir de ahí cursé un posgrado en entrenamiento deportivo, en el que realicé un estudio sobre la nutrición práctica en los 10.000 del Soplao, y posteriormente un máster en nutrición deportiva. En general todo el equipo nos estamos actualizando con cursos para estar al día. El año pasado, por ejemplo, varios de nosotros nos hemos certificado en ISAK, y éste año lo harán algunos más.

¿En qué consiste la certificación ISAK?

Es un sistema internacional de medidas que se realizan en el cuerpo, y que sobre todo se hace en deportistas, para determinar su composición corporal. Nosotros estamos certificados por este organismo, lo que asegura una determinada precisión y calidad.

Con estas medidas podemos ver la evolución de la composición corporal del deportista y si cumple los objetivos durante la temporada; bajar la grasa corporal, aumento de masa muscular… e incluso comparar con otros deportistas, o ver qué parámetros deberíamos mejorar comparándolos con un deportista de élite de una determinada modalidad deportiva.

Entradas relacionadas

Deja un comentario